¿Cómo hacer un jardín Zen, japonés o de piedras?

Dentro de los tres tipos de jardines japoneses, existe uno que se llama Karesansui, quizás más conocido como “jardín rocoso”. Este tipo de jardín con raíces en el budismo zen, se conforma básicamente de grava, guijarros, cantos rodados, arena y musgos.

Específicamente los de rocas tienen una forma muy sencilla de realizarse. Lo primero es delimitar el espacio que cubrirá; se usan mucho los espacios cuadrados, pero puede tener otras formas. Se delimita con rocas de mayor tamaño, aunque podría utilizarse también bambú, recuerda que puedes ser creativo siempre recordando ciertos parámetros básicos. Dentro del espacio delimitado, se da una primer capa de arena o grava, la cual se rastrilla dándole formas a gusto, como en la imagen. Entre medio se colocan rocas decorando el jardín. Muchos budistas cambian a diario la forma del mismo, no es necesario mantenerlo intacto.

rastrillado

¿Cual es el significado o propósito de un jardín japonés?

Los jardines Zen tienen como objetivo la meditación y la reflexión, y según el diseño del mismo, este puede traer a la mente paisajes de lo más diversos y relajantes como montañas, ríos o islas en el mar. Puede crearse en una porción del escritorio de la oficina, hasta todo el patio de la casa.

El jardín japonés maneja los elementos del Yin y del Yan, busca el equilibrio en su estructura. El objeto del mismo está en parecer un terreno virgen, el cual despierte una reflexión en el visitante, cada roca se ubica en una posición por una razón especial y no por simple azar; todo depende de cual sea el objetivo de quien lo creo para con quienes lo visiten.

Probablemente nunca se puso a pensarlo, pero cuando usted ve un bonsái, ¿No se imagina el árbol en proporciones grandes?, pues bien, aquí es lo mismo, de repente una roca grande y oscura simula una pequeña isla perdida en el mar de pequeños cantos rodados más pequeños, de tonalidades claras y con una leve capa de musgos, el cual genera la misma reacción en usted que el bonsái. Si le sucede eso, el jardín de rocas cumplió su objetivo y logró trasladarlo a usted momentáneamente en su pensamientos.

escritorio

Cómo hacer un jardín de piedras paso a paso

1 Decide qué tan grande quieres que sea el jardín. Evalúa el espacio disponible. ¿Vas a hacer un jardín que ocupa una parte de tu patio, todo el patio, o quieres un jardín Zen para tu escritorio? Los pasos son los mismos, sólo la escala será diferente.

2 Debes delimitar el espacio a utilizar. Puedes delimitar este espacio utilizando la tierra del jardín, o también puedes crear un molde para contener la arena y / o grava. La arena y la grava generalmente forman la matriz de un jardín Zen, y necesitan una matriz que mantenga firmes estos materiales. Si piensas hacer un jardín grande, considera la posibilidad de utilizar grandes tablones. Si es un jardín de escritorio, unas tablas pequeñas serán suficientes.

3 Si utilizas tablas o tablones, arma “el marco” con clavos, tornillos y pegamento. Se puede decorar la madera, pintando, tiñendo o barnizándola.

4 Coloca en la base un cubre-suelos antimalezas, como el plástico negro. Los jardines zen deben estar totalmente limpios, libres de malezas. Si lo construyes en el espacio exterior, las malas hierbas crecerán entre la grava, lo que quitará la belleza de tu jardín.

5 Por encima del cubre suelos, coloca la arena o grava de manera uniforme y lo más nivelada posible. Si es un jardín de escritorio, con arena será suficiente, si es un jardín exterior, utiliza grava o pequeños cantos rodados.

6 Una vez hecha la base del jardín, debes crear un paisaje estimulante. Considera el uso de viejos troncos cubiertos de musgo, rocas con colores, formas o texturas interesantes, u otros objetos. Colócalos fuera del centro y parcialmente sumergidos para el mejor efecto. Los jardines zen generalmente incluyen elementos naturales de madera, roca y vegetación, pero no tengas miedo de añadir estatuas u otros objetos. Sólo ten en cuenta una regla de oro: debe ser ordenado, pacífico y simple, por lo que es aconsejable que diseñes el jardín en un estado emocional y mental de total tranquilidad y armonía.

7 Rastrilla la arena o grava en movimientos largos y curvos para representar ondas de agua. Lo bueno de esto es que se puede cambiar tantas veces como quieras!

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *